Cuando un amigo se va

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

Decía la letra de la canción… “Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo. ” Vale, hasta ahí bien. Pero que pasa cuando el que se va es un amigo perro o gato que ha compartido con nosotros su corta existencia. Cuando el que se va es nuestra mascota del alma? Se puede reemplazar con la llegada de otra a nuestras vidas?

Os aseguro que no se puede reemplazar.

Yo he tenido conmigo hasta hoy, 4 perritos. Tres ya se han ido, y ahora me queda la loquilla de Mirtha, que yo no quería, pero mira tu por donde al final se quedó, como ya conté.

Al día de hoy, puedo asegurar, que como con los amigos humanos que son irreemplazables, mis amigos perros también. Ninguno ha sido igual al otro, ninguno se ha comportado como el anterior, y sobre todo, ninguno o el nuevo que ha venido, puede llenar tan siquiera el vacío que ha dejado el que partió.

Porque los perritos que han compartido su vida conmigo, Verdi, Gaucho y Pampa, y ahora Mirtha, ocupan un espacio distinto, indiviso y único. El tiempo ha mitigado su ausencia, de los que ya se han ido como con los humanos, pero nada más. El recuerdo de ellos está ya grabado en mi alma, y en esta vida y las siguientes si existen, me acompañaran siempre.

Porque esos perritos son y serán siempre “mis amigos cuadrúpedos“.  Nunca solo mis mascotas, sino mis amigos. Han compartido mis alegrías, mis penas, mi soledad, mis compañías como uno más de la familia, no como un simple perro. Hasta se han apropiado de mi sofá, como los amigos cuando vienen a casa.

La última en partir, Pampa, la extraño a cada minuto, posiblemente porque ha pasado aun poco tiempo, y sobre todo porque continuamente aparecen fotos de ella por todos lados que hace que aun la extrañe más. Cuando creo que ya lo estoy superando, algo me la recuerda. Se que el tiempo lo curará. Pero no lo mitigará.  Porque si algo tengo claro es que han sido parte importante en mi vida, tanto ella como los demás. Y no tengo ganas de olvidarlos ni reemplazarlos nunca. Sobre todo, porque no me da la real gana de hacerlo. 

Así que, parafraseando la canción… “Cuando un amigo perro se va, queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo perro. ”

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Sandra dice:

    Es cierto que ese espacio no se ocupa. Pero festejo que tengas a Martha para que te acompañe en tu pena. Abrazo apretadito.

  2. Lucre dice:

    gracias por los abrazos apretaditos. Tan rara estoy, que me he puesto a contestar mensajes del año 2009 cuando se fue Verdi. Estoy en un stand bye temporal, creo.
    bss niña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *